Pulsa | Patricia Martínez

Pulsa

Ensayo fotográfico de Patricia Martínez

La tecnología se ha convertido en accesorio, en lugar de ser algo que se usa para cubrir necesidades. Cada semana sale un artefacto nuevo, algo sin lo cual nuestra existencia estaría incompleta. Las personas han desarrollado dependencia a los botones de encendido y apagado, también somos atraídos por pantallas luminosas, como moscas a una linterna electrificada.

Un celular es algo intrínseco para su dueño, ese único objeto sin el cual no se puede salir de casa. Si bien, es cierto que el teléfono móvil es una herramienta indispensable para la vida de hoy, creo que hemos perdido la verdadera función del celular: mantenernos comunicados. Lejos de sentirme desvalida por la carencia de un teléfono inteligente, decidí demostrar que los celulares menos modernos sí son eficientes. Estos celulares sin cámaras una vez fueron nuestra apuesta hacia la modernidad, ahora somos testigos de su desplazamiento, los smartphones tienen muchas aplicaciones y se conectan a redes sociales, pero tienen poca vida útil, ya que son propensos a dañarse con el mínimo golpe, en cambio estos viejos celulares han probado su permanencia en el tiempo.

Leave a Reply