Matrix | Diego Herrera

Al traspasar una puerta de cristal me tope con otra realidad, me sentí en una capsula espacial o cubículo de espejos, luces de diversos matices y para colmo había un ambiente musical; todo esto contribuyo a hacerme sentir en otro mundo de espejismos y levitaciones. Yo fijaba la mirada en todo lo que me rodeaba.

Como atrapado entre coordenadas y sintiéndome protagonista al enfrentar las miradas entre las paredes del cubo, esas sombras mi mente las asocia a la Matrix con el mito de las cavernas de Platón, vi las luces danzar como imitando a quienes hacen taichí o inventan una coreografía. De uno de mis flashazo salieron miles de fotones, que aún están rebotando en este mundo paralelo.

Diego Herrera

Leave a Reply